Martillo y clavos viejos oxidados sobre tabla de madera 

Cuando te formes como carpintero, hay muchas prácticas finas que tal vez no te enseñen. Los procesos y procedimientos específicos, los descubrirá a través de la experiencia. Uno de los eventos más molestos en el trabajo de la madera es cuando su madera se divide de repente. La madera puede dividirse debido a una variedad de razones.

Una de las principales razones por las que la madera se divide es cuando se clavan en ella elementos de fijación como clavos y tornillos. Uno de los métodos más sencillos para trabajar la madera es clavar un clavo en la madera para unir dos piezas.

Sin embargo, en algunos casos, un clavo puede hacer que la madera se parta. Es aún más molesto cuando un trozo de madera se rompe como resultado de la división.

En este breve post, echamos un vistazo a la razón por la que la madera a veces se divide al ser clavada. También hablamos de las diferentes maneras en que se puede evitar que esto ocurra.

Contenido

Como hemos mencionado anteriormente, los clavos pueden dividir la madera por diferentes factores. Un factor típico es que usted puede clavar el clavo demasiado cerca del borde de una pieza de madera. Si la madera es excesivamente difícil o quebradiza, puede agrietarse cuando clavas un clavo en ella. O, si el clavo que utilizas es demasiado pesado, puede agrietar la madera.

A continuación le ofrecemos diez consejos útiles que le ayudarán a tratar mejor la madera cuando clave los clavos en ella:

Evite clavar en la misma línea de grano

Un método excepcional para evitar que la madera se parta cuando tenga que espaciar los clavos entre sí es evitar clavarlos en la misma línea de la veta de la madera. Siga cada línea de la veta de la madera, y escalone los clavos un poco mientras los martillea para asegurarse de que ningún clavo posterior comparta exactamente la misma línea de veta.

Despunte el clavo

El proceso de «despuntar» es un tratamiento fácil pero efectivo que puedes llevar a cabo en tus uñas. Ponga su clavo en una superficie dura y plana con la punta hacia arriba. Golpee el extremo afilado con su martillo. Ahora el clavo se introducirá en la madera con un movimiento de corte en lugar de actuar como una cuña.

Puede que te parezca que despuntar el clavo es una tarea que requiere mucho tiempo. Sí, es ambas cosas. Sin embargo, conseguir una madera ordenada y sin grietas al final de su trabajo merecerá la pena ese esfuerzo extra que hizo con sus clavos.

Utilice un lubricante

Principalmente cuando se utilizan clavos en maderas frágiles como el roble y el arce, utilizar un poco de lubricante en las uñas puede evitar que se partan. La solidez y la naturaleza quebradiza de la madera desarrollan una fricción en el clavo mientras se martilla. Puedes sumergir la sugerencia de tus clavos en vaselina para disminuir la fricción.

Evite clavar en el borde

Cuando clave los clavos en una tabla, asegúrese de no clavarlos demasiado cerca del borde. Si tiene que clavar los clavos cerca del borde, es un buen concepto para clavarlos en un ligero ángulo dirigido al interior de la tabla.

Utilice clavos de menor tamaño

Cuanto más grande sea el clavo que utilice, mayor será la posibilidad de que la madera se parta. Al utilizar clavos en la madera, intente el diámetro más pequeño posible y después aumente lentamente el tamaño si siente que no está obteniendo suficiente agarre. Reducirá las posibilidades de que la madera se parta utilizando clavos de menor diámetro.

Perforar agujeros piloto

Un agujero piloto es un pequeño agujero que se perfora en la madera para dirigir un tornillo o clavo. También puede producir un punto de referencia para introducir brocas más importantes para hacer un agujero más grande. Pero cuando se perfora un agujero piloto para acomodar un clavo (o tornillo), el agujero debe ser significativamente más delgado que el clavo.

Cuando taladre un orificio piloto para un clavo, utilice una broca con un diámetro algo menor que el tamaño del vástago del clavo. Un agujero piloto para un tornillo debe ser igual al tamaño máximo del tornillo (sin contar las roscas). En el caso de los tornillos, también se pueden obtener tablas que sugieren el tamaño de la broca que se debe utilizar para un orificio piloto.

Prevenir la fragilidad de la madera

Si su madera está muy seca, también será lo suficientemente frágil como para romperse fácilmente con el efecto o con la presión de un clavo que la atraviese.

Los medidores de humedad disponibles en el mercado le indicarán cuándo su madera está lo suficientemente seca como para tratarla o demasiado seca como para ser frágil. Si tiene que tratar con madera muy seca, hágalo con las precauciones necesarias.

Utilice maderas blandas

Otra práctica segura para evitar utilizar clavos en madera demasiado seca y quebradiza es utilizar maderas blandas. La madera blanda procede de árboles de hoja perenne como el pino, el abeto de Douglas y el abeto. Estas maderas son más blandas y tienen menos probabilidades de romperse cuando se clava un clavo o se introduce un tornillo en ellas.

Evite los nudos

Los nudos son los puntos de la madera donde antes crecían las ramas del árbol. Cuando la madera es aserrada en el aserradero, estas aberraciones se nivelan pero forman un patrón irregular en la veta de la madera. La madera en un nudo tiende a ser más difícil que el material circundante. Si clava un clavo a través de un nudo de madera, éste podría partirse.

Cuidado con las grietas

Cuando esté clavando un clavo en la madera, es excelente estar atento a que la madera se agriete. Si ve que se establece una pequeña fractura, puede estar seguro de que continuará y puede acabar dañando su madera.

Si descubre que se está formando una grieta, saque el clavo e intente comprender la razón de la grieta antes de continuar. Utilizando los detalles que hemos ofrecido hasta ahora, lo más probable es que pueda continuar con su tarea pero evitando que la madera se parta.

Conclusión

Cuando ves a alguien clavando clavos en la madera, parece bastante sencillo. Sin embargo, hay una gran cantidad de método y teoría detrás de martillar clavos en la madera. Si no diriges el martillo correctamente, puedes doblar los clavos y dejar de trabajar para clavarlos por completo. En este proceso interviene una gran cantidad de tensión y estrés.

La madera puede agrietarse repentinamente, obviamente sin razón alguna. Sin embargo, hay muchas razones por las que la madera puede agrietarse mientras se realiza.

Ahora que hemos repasado las diferentes causas posibles, podemos hacer mucho para evitar que los clavos partan la madera. Esperamos que esta información le resulte útil en su próximo trabajo de carpintería.