Los dos tipos de madera más comunes son la secuoya y el abeto de Douglas, debido a su facilidad para trabajar y a su gran robustez. Ambos tipos de madera pertenecen a la clase de árboles denominados coníferas, llamados así porque tienen «conos» como semillas. Las coníferas crecen en forma de árboles, pero algunas están disponibles en forma de arbustos.

Otras especies de coníferas son el cedro, el abeto, el enebro, el tejo y el ciprés. Estos árboles crecen en todo el mundo y los utilizamos para fabricar papel y madera. Aunque las coníferas se clasifican como madera blanda, algunas especies de madera son bastante duras. En este artículo, discutiremos las diferencias y similitudes entre la secoya y el abeto de Douglas.

Contenido

La secuoya y el abeto de Douglas

Las secoyas y los abetos de Douglas tienen un aspecto claramente diferente. Sin embargo, tras la transformación de los troncos en madera, puede haber cierta confusión entre los dos tipos de madera. A continuación, intentaremos aclarar cualquier duda que pueda tener entre la secoya y el abeto de Douglas.

Secuoya

Las secoyas están consideradas como los árboles más altos del mundo. Tienen un crecimiento lineal y pueden alcanzar alturas de hasta 300 pies. La corteza de la secuoya es de color marrón rojizo con surcos profundos y tiene un aspecto áspero. Su tacto es suave cuando está húmeda. Las secoyas crecen en Oregón, en la costa sur, y en el norte, se pueden encontrar en la zona del río Chetco. Después llegan a la costa central de California.

Esta variedad de madera es ligera, fuerte y ofrece una considerable resistencia a la descomposición. Debido a su resistencia y a su atractivo color, la secoya se utiliza para el mobiliario de exterior; desempeña un papel destacado en la fabricación de vallas, muebles de jardín, cubiertas y revestimientos.

Los árboles de secoya son objeto de admiración debido a su grandeza. La secuoya más alta del mundo es un árbol llamado Hyperion. Este árbol mide 1.75 metros de altura y se encuentra en el Bosque Nacional de Redwood, en California. La edad de madurez de una secuoya es de 500 años, y la secuoya más antigua conocida tiene 2.500 años.

Abeto de Douglas

El abeto de Douglas, al igual que la secuoya, es otro árbol que crece alto y recto. Se considera la conífera más alta que crece en el noroeste, y estos árboles llegan a alcanzar los 300 pies de altura, el segundo lugar después de la secuoya. La corteza del abeto de Douglas es gris y lisa y tiene ampollas de resina, normales en los abetos. También tiene surcos profundos.

Estos árboles crecen generosamente en los estados de Oregón y Washington. El abeto de Douglas crece incluso en el suelo, dañado por el fuego. De ahí que sea una opción favorecida en los lugares en los que las operaciones de tala han finalizado recientemente. Los abetos de Douglas maduran hasta los 300 pies y más, y el árbol más alto registrado es uno que creció hasta una altura de 327 pies.

El abeto de Douglas es una importante fuente de madera en el noroeste de Estados Unidos. La madera tiene una excelente resistencia, lo que la hace apropiada para la madera estructural como material de construcción. El árbol recibe su nombre de David Douglas, un renombrado botánico escocés. Otros nombres del abeto de Douglas son pino de Oregón, abeto rojo y abeto rojo.

Cómo distinguir entre la madera de secoya y la de abeto de Douglas

Como hemos comentado anteriormente, aunque los árboles se distinguen rápidamente entre sí, no es tan fácil determinar la madera de construcción. Sin embargo, este es un procedimiento crítico para cualquier trabajador de la madera, y siguiendo una serie de pautas, se puede reconocer una madera de otra. Mientras que el carpintero experto puede identificar una de la otra con un solo vistazo, otros podrían tener en cuenta otros parámetros que se comentan aquí. Para realizar una identificación positiva, es posible que necesite tener a mano una lupa y una navaja:

Color de la madera

Si observa detenidamente estos dos tipos de madera, se dará cuenta de que el abeto Douglas tiene un color claro. El color marrón rojizo de la madera de secoya, por su nombre, se distingue de la madera de secoya de color claro al instante.

Patrón de vetas

Hay una diferencia en el patrón de vetas de cada una de estas maderas.

El abeto Douglas tiene un grano recto y una rugosidad intrínseca en su superficie. La secuoya, en cambio, tiene un grano más fino y es más suave que el abeto Douglas.

Canales de resina

Aunque los canales de resina suelen verse a simple vista, se aprecian mejor con una lupa. Los canales de resina parecen vetas oscuras a lo largo de las líneas del grano en el abeto Douglas. En la secoya no hay canales de resina.

Olor

Para los tres procedimientos anteriores, se necesita una lupa. En este caso, es posible que tenga que utilizar su navaja. Si la madera está recién cortada, debe poder olerla. Si no, puede raspar la superficie con su navaja para poder olerla. Mientras que el abeto de Douglas huele dulce y resinoso, la secoya tiene un olor más suave.

Integrando sus observaciones en base a las pautas proporcionadas anteriormente, debe tener la capacidad de comparar el abeto de Douglas y la secoya.

Abeto de Douglas vs. Secuoya: ¿Cuál es superior?

Después de comparar las cualidades de estos dos tipos de madera, es posible que se pregunte cuál tiene la ventaja sobre la otra, si es que la tiene.

Para el uso en exteriores y como producto de cercado, la opción preferida es la secoya. El principal factor para seleccionar la secoya es que produce aceites naturales que la hacen razonablemente resistente a la intemperie. Como resultado, puede durar de 2 a 3 veces más que el abeto Doulas. El factor peso está disponible en– la secoya es más ligera que el abeto Douglas, por lo que es más cómoda de manejar. Por último, la tasa de contracción es menor en la secoya que en el abeto Douglas, lo que hace que las tablas de secoya sean menos susceptibles de alabearse y partirse.

Una ventaja adicional de la secoya que merece la pena comentar es que es más permeable, por lo que se mancha más rápidamente que el abeto Douglas. Esta característica de la secoya la hace útil para la fabricación de muebles de interior y para trabajos de construcción.

A pesar de sus ventajas, la secoya es más cara que el abeto Douglas. Por lo tanto, aunque utilicemos la madera de secoya para estructuras exteriores, específicamente para hacer postes de vallas, los constructores y carpinteros utilizan abeto Douglas tratado a presión para ser utilizado en exteriores. Asimismo, podemos reducir la susceptibilidad del abeto Douglas a los componentes y a la podredumbre pintando la madera o utilizando selladores.

Conclusión

En nuestro debate sobre la secoya y el abeto Douglas, hemos tratado numerosos aspectos de ambos tipos de madera. Como puede ver, cada tipo tiene sus atributos especiales. Ambas son maderas versátiles y duraderas que podemos utilizar en numerosos trabajos de carpintería. Aunque la secoya es aparentemente superior al abeto Douglas, se pueden utilizar ambos tipos de madera con resultados igualmente satisfactorios si se piensa en cada una de las propiedades residenciales o comerciales.