No es ningún secreto que Gnome Shell es único. No hay muchos entornos de escritorio (si es que hay alguno) en Linux que tengan un sitio web entero lleno de pequeñas extensiones que puedes instalar para ajustar tu experiencia de usuario. Tal vez por eso mucha gente adora Gnome Shell.

Por otro lado, Gnome Shell tiene algunos problemas serios. Con cada lanzamiento las extensiones tienden a romperse. Esto puede ser increíblemente frustrante para los usuarios que tienen extensiones de las que dependen para su flujo de trabajo diario.

Si este tipo de problema le ha molestado en el pasado, escuche. Este artículo es para ti. Desde la versión 3.12 de Gnome, es posible desactivar la comprobación de extensiones. Esto se hace trasteando en los ajustes de configuración de Gnome, pero es un proceso bastante sencillo.

Nota: este método se considera inestable. Pruebe bajo su propio riesgo.

Cómo evitar la comprobación de la versión de las extensiones de Gnome Shell

gnome-shell-dconf-editor-org-menu-option

Para desactivar la comprobación de la versión de las extensiones en Gnome, primero tendrá que abrir el editor dconf. Puede abrirlo a través de la terminal con este comando

dconf-editor

Una vez que lo tengas abierto, tendrás que centrar tu atención en el panel de la izquierda. Notarás muchas opciones diferentes en este panel: apps, ca, com, desktop, org y system. La única opción que importa en esta guía es «org». Haz clic en la flecha junto al menú «org» para revelar todas las opciones que contiene.

gnome-shell-dconf-editor-gnome-menu-option

En el menú «org» busca el menú «gnome» y haz clic en la flecha que hay junto a él. Al igual que antes, al hacer clic en el menú «gnome» aparecerá una gran cantidad de opciones. Busca entre ellas hasta que encuentres el menú «shell» y haz clic en él.

gnome-shell-dconf-editor-shell-menu-options-disable-version-check

Con la opción shell pulsada, aparecerá un texto en la parte derecha. Estas son las opciones ocultas de Gnome Shell (que no puedes activar a menos que uses el editor Dconf). Todas estas opciones pueden ser ignoradas excepto una pequeña casilla llamada «disable-extension-version-validation». Marque la casilla y cierre la ventana. Eso es todo. Gnome Shell le permitirá ahora instalar cualquier extensión, independientemente de la versión que requiera la extensión.

Cómo deshacer la comprobación de la versión

¿Has decidido que no quieres que Gnome se salte la comprobación de la versión de las extensiones? Es comprensible, ya que se trata de una característica muy experimental. Para desactivarla, sólo tienes que seguir las instrucciones anteriores, excepto que esta vez desmarca la casilla llamada «disable-extension-version-validation».

gnome-shell-dconf-editor-shell-menu-options-re-enable-version-check

Después de esto, simplemente reinicie Gnome Shell presionando «Alt + F2» en su teclado, escriba la letra «r» y presione la tecla Enter. Esto recargará el Gnome Shell. Es como reiniciar, pero en lugar de reiniciar tu máquina, sólo reinicias tu entorno de escritorio.

Desactivar la comprobación de extensiones a través de la línea de comandos

¿No quiere desactivar la comprobación de extensiones con el editor Dconf? No se preocupe, puede lograr fácilmente lo mismo introduciendo este comando de terminal:

gnome-shell-disable-extension-checking-with-command-line

gsettings set org.gnome.shell disable-extension-version-validation «true»

¿Has decidido que no quieres que se eviten las comprobaciones de las extensiones? Simplemente introduzca este comando aquí, y sus cambios serán revertidos.

gsettings set org.gnome.shell disable-extension-version-validation «false»

Después de volver a habilitar las comprobaciones de las extensiones, tus cambios deberían ser instantáneos. Si no es así, simplemente pulse «Alt + F2» en su teclado, escriba «r» y pulse la tecla Enter. Esto reiniciará el Gnome Shell y recargará toda su configuración.

Conclusión

Gnome Shell tiene mucho a su favor. Para empezar, el entorno de escritorio es muy moderno y en general tiene mucho a su favor. Muy pocos escritorios en Linux se ven tan pulidos o son tan sensibles.

Sin embargo, con todo el pulido viene un defecto fatal: las características de extensión. Por muy impresionante que sea poder cargar tu escritorio con extensiones, puede tener un precio. Si dependes demasiado de ellas, te arriesgas a quemarte si el desarrollador decide tomarse su tiempo para actualizar a la nueva versión de Gnome.

Por eso me alegro de que exista una opción para desactivar la comprobación de la versión (aunque enterrada). Este tipo de cosas pueden ser muy útiles si sólo tienes que tener una extensión.