¿Debe intervenir la policía en la web?

El 19 de abril de 2009, el senador californiano Ted Lieu se encontró con la sorpresa de que un equipo de policías armados rodeaba su casa ante la denuncia de que había disparado a su mujer. La denuncia anónima, por supuesto, era falsa, pero la policía tenía que hacer su trabajo y comprobar la situación. El senador Lieu fue víctima de una práctica conocida como «swatting», que consiste en enviar a la policía a perseguir a personas por una denuncia falsa. Es una táctica de intimidación muy popular entre los malhechores de Internet que quieren reírse o dar una lección a alguien. Más recientemente hay casos en los que se acosa o amenaza a personas en Internet a través de Twitter. Muchos de ellos piden la intervención de la justicia en este medio. ¿Debería hacerse?

Cómo detener el Swatting

Desgraciadamente, no hay ningún instrumento legal que pueda utilizarse para impedir que alguien marque un número de emergencia y diga que está estrangulando a alguien en su casa, siempre que conozca su dirección. La policía tiene el deber de responder a estas llamadas e investigar la escena. Seguro que la experiencia puede ser horrorosa, pero involucrar a la policía en Internet no va a resolver el problema.

El swatting puede detenerse verificando la información antes de investigar la zona en cuestión. ¿La persona que llama es realmente el vecino de la víctima? Puede comprobarlo a través de la base de datos. ¿Es la persona un transeúnte? Entonces la ubicación del teléfono móvil debe estar dentro del alcance de una de las antenas que dan servicio al barrio. En una gran cantidad de estos incidentes, la persona que llama al 9-1-1 se encuentra a varios kilómetros del lugar y, por lo tanto, no podría estar presenciando nada en el momento en que se hace la denuncia.

Algunas palabras sobre el acoso y las amenazas

En el mejor de los casos, si te acosan, te sientes al menos un poco incómodo, si no aterrorizado, sobre todo si no te ha pasado nunca. A mí me ha pasado un buen número de veces, y puede ser agotador dependiendo de la situación. Sin embargo, regular el acoso en Internet tiene consecuencias negativas. ¿Cómo se define? Si la definición es demasiado amplia, cualquier cosa que se diga puede ser escrutada y desmenuzada, lo que coarta la libertad de expresión de un gran número de personas (esto ya ha ocurrido antes). Si la definición es demasiado estrecha, en el mejor de los casos no tendrá ningún efecto.

Poco a poco, las empresas están empezando a crear algoritmos y técnicas de intervención humana que frenan el peor acoso (tanto el que afecta a las personas en la vida real como el digital, que realmente no causa ningún daño físico potencial). Si alguien teme por su vida, ya hay formas de presentarlo a una oficina de la policía, y ésta estará más dispuesta a prestar ayuda a medida que el fenómeno reciba más atención. Realmente no hay razón para tener una ley que, con toda probabilidad, hará más daño que bien. La propia infraestructura está evolucionando, y algunas de las formas en que está evolucionando ya están creando preocupaciones.

En una época en la que los estudiantes pueden ser acusados de acoso por decir un chiste y un profesor puede ser acusado de acoso sexual por criticar a alguien, ha quedado bastante claro que cualquier ley adicional que cubra exclusivamente Internet correría el riesgo de alterar el equilibrio que tiene esta forma de comunicación entre la libertad de expresión y la seguridad personal. El sistema jurídico actual ya lo contempla, al menos en los ámbitos jurídicos de Europa, Norteamérica y la mayor parte de Asia-Pacífico.