Windows 10 y Secure Boot: ¿Está Linux realmente condenado?

Alla por 2011, muchos aficionados a Linux estaban furiosos ante la perspectiva de que las máquinas capaces de ejecutar Windows 8 podrían bloquearles la posibilidad de instalar distribuciones de Linux en sus propios ordenadores. La discusión se vio estimulada por el hecho de que el firmware de la BIOS de las placas base requeriría la compatibilidad con UEFI para cada sistema instalado en la máquina.

Como resolución, Microsoft ordenó que los fabricantes dieran a los usuarios un «interruptor de apagado» para UEFI Secure Boot. Avanzamos rápidamente hasta 2015, y el furor comenzó una vez más cuando Microsoft anunció que Windows 10 no requerirá que los fabricantes incluyan una opción para desactivar UEFI. ¿Qué significa esto? ¿Está Linux siendo eliminado por diseño?

Entender el dilema de la UEFI

Como he dicho anteriormente, los usuarios de Linux están comprensiblemente preocupados por la perspectiva de Windows 10. Hasta 2015, los fabricantes de chips BIOS y placas base estaban obligados a permitir a los usuarios desactivar la comprobación de UEFI para que pudieran ejecutar Linux en sus máquinas sin ninguna perturbación. El lanzamiento de Windows 10 cuenta una historia diferente, una que provoca la preocupación de muchos por no poder instalar sus sistemas operativos favoritos en los ordenadores que construyen o pagan.

Por supuesto, para entender más este dilema, hay que saber qué hace la «Unified Extensible Firmware Interface». En pocas palabras, comprueba la firma digital del cargador y los controladores del sistema operativo para asegurarse de que no se ha inyectado algún tipo de malware de bajo nivel que pueda dañar el hardware. En teoría, la UEFI podría bloquearse para aprobar sólo el software firmado por Microsoft, haciendo imposible ejecutar cualquier cosa que no esté hecha por la compañía.

¿Puede funcionar Windows 10 en un ordenador anterior a la UEFI?

En el anterior artículo que escribí sobre Windows 10, un reflexivo comentarista hizo una pregunta: ¿Puede Windows 10 instalarse sin problemas en una BIOS pre-UEFI?

La respuesta es «sí». Windows 10 es capaz de cargarse tanto en sistemas UEFI como no UEFI. Esto me lleva al siguiente punto: si construyes tu propio ordenador, el fabricante de la placa base tiene todos los incentivos para permitirte la opción de instalar Linux, ya que Windows 10 podrá funcionar en hardware que tenga el arranque UEFI desactivado. Puede que esto no sea muy cierto en el caso de los fabricantes de ordenadores que tienen asociaciones específicas con Microsoft, pero solo podemos especular sobre esto.

¿Es este el fin de Linux?

No. UEFI es un estándar global del que Microsoft no es propietario. Por lo tanto, si las distribuciones de Linux incluyen compatibilidad con UEFI, podrán funcionar sin problemas en un entorno de «arranque seguro». Técnicamente, esto significa que no están «bloqueadas», per se. Linux Mint 17 no ha tenido problemas para instalarse con UEFI habilitada, por ejemplo.

El futuro puede parecer sombrío, pero los desarrolladores siempre tendrán el incentivo de hacer su producto lo más compatible posible con el mayor número de máquinas. Eso incluye a los desarrolladores de sistemas operativos de código abierto como Linux y sus diversas distribuciones. En cuanto a los fabricantes, cabe suponer que muchos de ellos incluirán un «interruptor de apagado» para UEFI aunque ya no estén obligados a ello. No hay ningún obstáculo que les impida hacerlo.