Si usted es como un montón de propietarios de casas en 2016, en realidad han observado que la tasa de su Web en realidad ha seguido aumentando cada año. El gasto de la Web sigue creciendo más y más, ya que las grandes corporaciones ganan más control de los precios nacionales. Aunque pueda parecer imposible reducir sus costes mensuales a un coste que realmente parezca razonable, existen métodos para recortar una buena parte de lo que paga anualmente y reducir sus costes de Internet.

Aquí tienes 5 ideas que te ayudarán a reducir el coste de la Web en tu casa.

1. Determine cuánta velocidad necesita realmente

Un factor común por el que los propietarios de casas gastan demasiado en el servicio de Internet es que están gastando por una velocidad que no necesitan. Por otro lado, muchos propietarios acaban gastando demasiado en exceso de información si no adquieren un paquete con suficiente ancho de banda para soportar su uso. Por eso, lo primero que debes resolver al seleccionar un plan de servicio de Internet es la cantidad de velocidad que realmente vas a necesitar.

La cantidad de velocidad que necesitas dependerá de tu uso previsto. ¿Haces mucho streaming? ¿Tienes familia que va a conectar numerosos aparatos? ¿Eres un gran jugador? Cada uno de estos factores jugará un papel importante en la identificación de la cantidad de velocidad que va a necesitar. Puedes utilizar una herramienta de generación de velocidad para obtener una estimación de cuánta velocidad necesitarás en función de tu actividad online.

2. Descubra cuánta velocidad está obteniendo realmente

Una vez que hayas calculado la velocidad que necesitas, deberás compararla con la velocidad que obtienes en tu casa para asegurarte de que obtienes lo que estás gastando. Muchos ISPs estrangulan a sus clientes suministrando velocidades más lentas que la velocidad por la que se registran y pagan cada mes.

Puedes utilizar una herramienta de prueba de velocidad para reconocer cuánta velocidad estás obteniendo con tu estrategia. Si encuentras que es más lenta que la velocidad que necesitas y/o más lenta que la velocidad por la que estás pagando actualmente, llama a tu proveedor de servicios para que lo repare.

3. Evita los topes de datos

Aunque ha habido una larga y continua disputa sobre si los topes de información son o no éticos, en la actualidad existen en muchos planes de servicio de Internet, y no parece que vayan a eliminarlos en breve. Por suerte, hay algunas formas relativamente sencillas de evitar llegar al límite de información mensual.

Por ejemplo, puedes empezar a hacer un seguimiento de tu uso de ancho de banda, rechazar tu uso de velocidad para sitios web de streaming como Netflix y YouTube, y limitar el uso de ancho de banda del navegador. Para los usuarios de Chrome, aquí están las instrucciones detalladas para controlar el uso de información en su navegador de Internet.

4. Compra tu propio router

La mayoría de los ISPs tratarán de ofrecerte el «beneficio» de alquilarles un router. Aunque es bueno que te traigan tu router, puede ser bastante costoso. La mayoría de los ISP alquilan routers estándar por unos 10 dólares al mes. Suma eso, y en un año habrás pagado 120 dólares por un router que todavía no es tuyo. Esto es especialmente desagradable cuando piensas que algunos routers se pueden comprar en Amazon por menos de 20 dólares.

Analiza tus alternativas y adquiere un excelente router que se adapte a las necesidades de tu hogar sin arruinarte. PC Mag proporciona una guía excepcional que puede ayudarle a comparar el precio y la capacidad de algunos de los mejores routers de 2016.

5. No tengas miedo de hacer ejercicio

Por último, nunca debes dudar en negociar con tu proveedor de servicios de Internet para conseguir un trato mucho mejor. Tanto si eliges regatear el día que te registras como si lo haces al cabo de un año cuando intenten subirte la cuota de servicio, negociar podría ahorrarte bastante mensualmente, lo que supondría un importante ahorro anual. Tendencias Digitales ofrece una sólida guía para ayudarte a navegar por las aguas, a menudo difíciles, de la negociación para obtener una mejor oferta en la web.