Porque entra aire en los radiadores

La mayor parte del aire entra en disolución con el agua, por lo que este aire se mezcla con el agua que introducimos en nuestro sistema de calefacción. Así, este aire se separa del agua al circular por el sistema y se deposita en los puntos más altos porque es menos denso que el agua. Los puntos más altos son los separadores del radiador, los separadores de la fontanería o el separador de la bomba, ya que es donde se produce la mayor turbulencia, que ayuda a separar este compuesto y actúa como un desaireador que elimina el aire disuelto en el agua.

Otro suministro de aire es una reacción química que se produce en los sistemas con radiadores de aluminio. Los sistemas suelen llenarse con agua del grifo, ya que casi todas las calderas están equipadas con válvulas de llenado que toman el agua del suministro doméstico. El agua del grifo, que todos bebemos, tiene la característica de ser ligeramente ácida, lo que significa que su PH es de aproximadamente 6. Es una práctica habitual que los proveedores de agua cambien el PH a 5, ya que esta ligera acidez evita que el agua forme «cal», lo que facilita el mantenimiento de las tuberías, grifos y otros accesorios de fontanería y es también una consecuencia necesaria de la cloración (adición de cloro para desinfectar) del agua.

El aluminio es un metal no ferroso muy resistente, pero reacciona con la acidez del agua, liberando hidrógeno que se acumula en nuestras trampas.
¡¡¡¡ Así que cuando abrimos la trampa para liberar el aire, estamos liberando el hidrógeno que se ha formado como resultado de una reacción química. !!!!

Existen muchos aditivos en el mercado que, añadidos al agua del sistema de calefacción, detienen esta reacción para que el agua deje de producir ese molesto hidrógeno que siempre hay que purgar, lo que es especialmente problemático en las instalaciones nuevas, donde el purgado debe hacerse con mucha más frecuencia.
Estos aditivos no sólo protegen contra la corrosión de muchos metales, entre ellos el aluminio, y algunos tipos de glicol, que protegen mejor contra la congelación, sino que su función principal es convertir el agua en una base ligera con un PH ligeramente superior a 7, evitando así que se produzca esta reacción química. (Estos aditivos me recuerdan mucho al líquido que se pone en el radiador del coche, que, curiosamente, también es mayoritariamente de aluminio……) )

Un viejo truco de fontanero es añadir una cucharada de bicarbonato (base) a cada radiador antes de instalarlo.
Es poco probable que esta opción sea aprobada por el fabricante del radiador, ya que el aluminio, que es muy fuerte en medios ácidos, es atacado rápidamente en medios básicos. Demasiado medio básico provocará una reacción muy perjudicial que será contraproducente (la base también produce hidrógeno y más base) y acabará dañando el metal.
¡¡¡¡ Sin embargo, este es el método casero para evitar que nuestros radiadores de aluminio produzcan HIDRÓGENO!!!!!.

La dosis de bicarbonato sódico es de aproximadamente 1 kg de bicarbonato por cada 1000 litros de agua, pero depende de la acidez inicial. Lo ideal sería medir el pH del agua de su sistema y tratar de obtener un pH de 7,5 a 8 y nunca superior a 9.

Hoy en día, cuando se buscan nuevas fuentes de energía, la pila de combustible de hidrógeno es una candidata a las fuentes de energía del futuro. Este hidrógeno se obtiene principalmente en las capas altas de la atmósfera (donde es muy caro de obtener) o por la reacción del aluminio con el ácido clorhídrico (un ácido muy fuerte), que libera una gran cantidad de hidrógeno.

En el futuro, cuando los coches funcionen con hidrógeno, será menos probable que dejemos salir el aire de los radiadores.