Porque mi carro tiembla al frenar

Si nota que su vehículo vibra al frenar, es síntoma de una avería que puede estar en varios lugares del vehículo. En este artículo, expondremos las posibles causas del problema, teniendo en cuenta la probabilidad de que se produzca cada una de ellas. Tanto si te pones al día para ir al taller con tranquilidad como si quieres arreglar el problema tú mismo, aquí tienes algunos consejos útiles para detectar el problema y arreglarlo.

Lo primero que hay que saber es que la vibración o sacudida sólo se produce cuando se aplican los frenos. Si tu coche tiembla en otras circunstancias, por ejemplo cuando alcanzas una determinada velocidad, probablemente se trate de otra posible avería. Si está seguro de que son los frenos, las siguientes son las posibles causas por orden de mayor a menor frecuencia:

Los discos de freno provocan vibraciones al frenar.
Si los frenos se utilizan de forma intensiva, los discos de freno pueden deformarse debido a las fluctuaciones de temperatura. Como el disco de freno es una pieza giratoria, la parte curva roza más con la pastilla de freno en cada revolución, provocando vibraciones que pueden transmitirse al volante, al pedal de freno o al vehículo en general. Además, la deformación severa del disco de freno conduce a una pérdida de eficiencia de frenado, lo que puede ser peligroso.

Para detectar esta avería, primero hay que desmontar la rueda para ver si el disco de freno está deformado. Si es grave, puede ser visible a simple vista si se mira de lado. Las cosas se complican más si la inclinación es menor, ya que entonces necesitarás un reloj comparador.

Esta herramienta es un dispositivo de medición que se fija a una superficie. Cuando lo deslizas y la fuerza con la que roza varía, el medidor te lo indica. Si eres un mecánico aficionado, puedes conseguir uno por unos 30 euros. Sin embargo, le recomendamos que compruebe si se trata de una de las otras causas que se indican a continuación antes de gastar dinero.

Los relojes comparadores se utilizan para medir el alabeo de los frenos cuando el coche vibra al frenar.
Si ves que tu coche vibra al frenar porque los discos de freno están alabeados, puedes sustituirlos o repararlos, así como las pastillas de freno. Esta segunda opción no la ofrecen la mayoría de los talleres y no se recomienda. Si tienes el presupuesto, es mejor sustituirlos por otros nuevos.

Vibraciones debidas a un buje dañado
Los cubos también pueden provocar vibraciones al frenar.
El buje es la parte redonda a la que se une el disco de freno. El óxido de un coche viejo, un fuerte golpe en la rueda o un mal montaje pueden hacer que esta pieza sea demasiado irregular, de modo que ya no pueda girar correctamente y que el disco de freno tampoco lo haga. Por lo tanto, si ha utilizado un reloj comparador en el disco, retire el freno y utilícelo de la misma manera en el buje para ver si es el buje el que no gira correctamente.

Si el fallo está en el buje, es posible que el disco de freno también esté dañado. Si el disco está en un componente desalineado, girará mal y tendrá más fricción en algunos lugares que en otros. Si esta situación continúa, el disco acabará desgastándose también. Si ves que el buje está cubierto de óxido, puedes probar a limpiarlo para ver si el problema desaparece.

Vibraciones de los frenos causadas por los rodamientos
Los rodamientos pueden hacer que el vehículo vibre al frenar.
Esta es una causa poco probable y, si se produce, es difícil de detectar. Un rodamiento defectuoso puede provocar vibraciones, pero no de forma clara y constante. Compuesto por pequeñas piezas en constante movimiento que pueden cambiar de orientación, las vibraciones pueden aparecer y desaparecer de forma aparentemente aleatoria. Incluso, y aquí está la complicación para usted, a veces pueden producirse durante el frenado, lo que nos lleva a pensar que el origen del problema está en los discos de freno. Para diferenciarlo, esta avería suele ir acompañada de un ruido que se produce en determinadas condiciones, como al tomar una curva, al frenar, etc.

Si su vehículo vibra al frenar debido a un rodamiento dañado, deberá sustituirlo por uno nuevo. El precio varía mucho de una marca a otra, pero puede rondar los 100 euros por rueda. Este componente no es fácil de sustituir, por lo que le recomendamos que lo haga un mecánico, a menos que tenga buenos conocimientos de mecánica y las herramientas adecuadas.

Otras causas poco probables del parpadeo de los frenos
Pedal de freno
Neumáticos desequilibrados: se manifiesta como una vibración constante a determinadas velocidades. Si su coche sólo vibra al frenar, no considere esta opción. Si este es el caso, las vibraciones pueden estar ya presentes sin que frenes, pero cuando frenas se vuelven tan fuertes que las notas. Así que, como precaución, agudiza tus sentidos.
Otra posible causa de las vibraciones son las rótulas y los cojinetes de suspensión desgastados, que son fáciles de detectar durante una inspección técnica o si usted mismo escucha ciertos ruidos.
Amortiguadores desgastados: Este problema no provoca vibraciones en sí mismo, pero puede aumentarlas si es causado por otros defectos.

El coche vibra al frenar
La vibración al frenar es un síntoma de una avería que no siempre es de frenado. Si tu coche vibra al frenar, puede ser porque. :

Los neumáticos y las llantas no están equilibrados. Este es el caso menos probable, porque entonces el coche (especialmente el volante) vibraría constantemente sin frenar. Al frenar, la vibración que llega al coche simplemente se «amplifica».
Amortiguadores desgastados. Esto es poco probable, ya que los amortiguadores desgastados casi no producen vibraciones, sino que las amplifican……
Discos de freno dañados. El sobrecalentamiento ocasional o la conducción intensiva repetida han deformado o «alabeado» los discos, haciendo que todo el coche vibre más o menos al frenar.
Disco agrietado y deformado que provoca vibraciones al frenar.
El cubo está dañado. El buje está fuera de tolerancia y gira de forma excéntrica o torcida debido al kilometraje, a la falta de grasa, a un esfuerzo excesivo (por ejemplo, un fuerte golpe en una rueda) o simplemente a un montaje incorrecto (tanto cuando se fabrica el coche como cuando se repara).
Como el disco de freno está unido al buje, si éste gira mal, el disco también girará mal, por lo que a menudo es difícil decir a priori qué elemento está causando las vibraciones.
También ocurre que un buje dañado daña los discos y viceversa, por lo que la reparación suele hacerse de esta manera:

Inspección visual del disco de freno. Si está visualmente dañado, se sustituye junto con las pastillas de freno y el problema debería estar resuelto.
Si el disco no parece estar dañado visualmente, se retira y se comprueba si está deformado con un reloj comparador. Si la deformación es menor, se puede reparar con una herramienta adecuada, de lo contrario se sustituye.
Medición de la distorsión del disco con un reloj comparador
Si el disco no se deforma al medirlo con el reloj comparador, es casi seguro que las vibraciones son causadas por el buje. Los rodamientos deben ser sustituidos, montados y comprobados con un reloj comparador. A veces, el disco también se ha dañado por el deterioro del buje y tendrá que ser sustituido a precio de coste.
Otra posible causa de las vibraciones es el desgaste de las rótulas y los cojinetes de la suspensión, que debe detectarse en cada inspección técnica.