Porque se daña el termostato de un carro

¿El motor de su vehículo se calienta demasiado rápido o no alcanza su temperatura mínima? Puede ser que el termostato esté defectuoso. Además de los síntomas, queremos contarte cómo funciona el termostato, las causas y consecuencias de su fallo y el coste de su sustitución.

¿Para qué sirve el termostato y cómo funciona?
La función del termostato es regular la temperatura del agua de refrigeración, que debe llevar rápidamente al motor a la temperatura óptima de funcionamiento y mantenerla constante. Para ello, el termostato dispone de un circuito de agua de refrigeración pequeño y otro grande. Al arrancar el motor en frío, el termostato está inicialmente desconectado y el agua de refrigeración fluye sólo en el pequeño circuito de agua de refrigeración (el agua de refrigeración sólo fluye a través del motor). Esto permite que el motor alcance la temperatura de funcionamiento más rápidamente, mientras que el agua de refrigeración del radiador permanece inicialmente fría. Los componentes más importantes del pequeño circuito de refrigeración son la bomba de agua, el intercambiador de calor de la cabina y el propio bloque del motor. Cuando el motor alcanza la temperatura de funcionamiento, el termostato se abre y el pequeño circuito de refrigeración se conecta al radiador del refrigerante. Esto se conoce como el gran circuito de refrigeración.

Diagrama de un motor de automóvil.
El termostato se encuentra en el motor.
Para regular el flujo de agua de refrigeración y, por tanto, la temperatura del motor, existen básicamente dos tipos de termostato: el termostato convencional, que controla el flujo de agua de refrigeración a través de un elemento de expansión, y el termostato controlado por mapa, que tiene un actuador eléctrico.

Básicamente, lo que tienen en común estos dos tipos de termostato es que ambos tienen una placa con resorte. Estas placas abren o cierran la transición entre los circuitos de refrigeración pequeños y grandes. Cuando hace frío, la placa con resorte cierra el paso del agua de refrigeración al radiador. Cuando el agua de refrigeración alcanza la temperatura de apertura del termostato, el elemento de expansión o el control del motor abre la placa mediante un actuador eléctrico y permite el paso del agua de refrigeración. Este cierre y apertura se produce cada vez que se baja o se alcanza la temperatura de apertura.

Si el termostato tiene una segunda placa, también se mueve al mismo tiempo. Esto cierra la línea de bypass o cortocircuito entre la bomba de agua de refrigeración y el termostato.

Compra de piezas de recambio

¿Cuáles son los síntomas de un fallo del termostato?
Básicamente, sólo hay dos síntomas que indican claramente un termostato defectuoso. La primera es que el motor o el agua de refrigeración alcanzan la temperatura de funcionamiento demasiado rápido y se calientan por encima de la temperatura ideal. El segundo síntoma es que el motor alcanza la temperatura de funcionamiento sólo después de muchos kilómetros de conducción o no alcanza la temperatura de funcionamiento en absoluto. En ambos casos el termostato es defectuoso: en un caso está permanentemente cerrado, en el otro permanentemente abierto. Estos problemas pueden ocurrir tanto con los termostatos convencionales como con los termostatos controlados por mapas.

Para detectar una avería en uno de estos termostatos, el cuadro de instrumentos debe disponer de un indicador de temperatura del refrigerante. Sin este indicador es difícil detectar una avería, sólo cuando es demasiado tarde. Cuando el agua del refrigerante se calienta demasiado, el sistema de refrigeración tiene una válvula de alivio de presión a través de la cual el exceso de presión se libera en forma de vapor. Esta válvula de alivio de presión suele estar situada en el depósito de expansión o en el tapón del radiador. A más tardar cuando salga vapor, debe encenderse o parpadear una luz roja de advertencia de refrigerante en el tablero de instrumentos para indicar al conductor que se detenga.

Muchos coches también tienen una luz amarilla de refrigerante, que simplemente indica que el nivel de refrigerante es demasiado bajo. Sin embargo, siempre hay que investigar los posibles fallos.

En raras ocasiones, un ventilador de radiador eléctrico, si está instalado, puede compensar un termostato permanentemente apagado. Esto puede reconocerse por el hecho de que el ventilador eléctrico del radiador funciona casi continuamente.

En casos muy raros también se puede saber que el termostato está atascado en la posición abierta por el hecho de que la luz del motor de revisión está encendida o que el radiador no se calienta. Si se enciende la luz de revisión del motor, suele haber un error en la memoria de fallos del catalizador o de la sonda lambda, ya que no funcionan.

 

En casos muy raros, también se puede saber que el termostato está atascado si se enciende la luz de revisión del motor o las bujías no están calientes. Si se enciende la luz de control del motor, suele haber un fallo en la memoria de averías con el catalizador o la sonda lambda, ya que no funcionan correctamente en frío.

Compre un termostato para su coche
Ahorra hasta un 80%.
Asesoramiento mecánico de nuestro equipo de atención al cliente.
Compare precios y haga sus pedidos en una sola plataforma.
Encuentra ofertas de termostatos
¿Cuáles son las posibles causas del fallo del termostato?
La causa más común de un termostato permanentemente abierto es un pistón atascado. La corrosión también puede dañar el termostato y provocar un mal funcionamiento. En ocasiones, un objeto extraño también puede atascar el termostato, impidiendo que se cierre cuando está frío. Si la placa de resorte del termostato se apoya no sólo en el propio termostato, sino también en la carcasa del termostato, el soporte de la carcasa del termostato se romperá a menudo y el termostato quedará suelto en la corriente de agua de refrigeración.

Con el tiempo, la junta del interior del elemento de expansión también puede desprecintarse, permitiendo que la cera que compone el propio elemento de expansión se escape. Esto significa que el elemento de expansión ya no tiene suficiente material de expansión para funcionar, mientras que el termostato sigue apretado.

En el caso de los termostatos controlados por mapa, la causa más común es el fallo del actuador eléctrico. Con el tiempo, el movimiento del pistón del actuador hace que el agua de refrigeración entre en el actuador y lo detenga.

¿Es posible seguir conduciendo con un termostato defectuoso?
Caso 1: El termostato no se enciende

Lo peor que puede pasar si el termostato no se abre es que el motor se dañe por sobrecalentamiento. En el pasado, los motores eran de hierro fundido y tenían culatas de aluminio. Como resultado, tenían dificultades para soportar el sobrecalentamiento y la junta de la culata pronto se agrietó. Los motores modernos tienen el cárter y las culatas de aluminio, que son mucho más resistentes al calor.

Por lo tanto, hoy en día, cuando la temperatura del refrigerante es demasiado alta y la presión en el sistema de refrigeración es demasiado alta, otros componentes más débiles son más vulnerables.

La rotura de una manguera de refrigerante o de una brida de plástico puede provocar la salida repentina de agua del sistema de refrigeración o incluso el agarrotamiento de un pistón por sobrecalentamiento. En la mayoría de los casos, la pérdida de agua de refrigeración se anuncia lentamente debido a una presión excesiva en el sistema. El agua de refrigeración se filtra lentamente a través de la válvula de seguridad o la junta de goma cede lentamente y el agua de refrigeración se escapa lentamente. Debido a los procesos de fabricación actuales, en los que los refrigeradores se prensan en lugar de soldarse, es mucho más común que los refrigeradores de agua tengan fugas debido a una presión excesiva.

Caso 2: El termostato no cierra

Un termostato permanentemente abierto puede parecer a primera vista menos dramático. Las consecuencias son mucho más graves. Si el motor no se calienta adecuadamente, todos los componentes mecánicos se bloquearán visiblemente, ya que todo el sistema está dimensionado para la temperatura de funcionamiento. Además, el motor siempre funciona «demasiado rico» durante la fase de calentamiento, lo que significa que el consumo de combustible aumenta considerablemente.

En este caso, el vehículo ya no puede cumplir las normas de emisiones porque el catalizador o el filtro de partículas no pueden hacer frente a los gases de escape ricos y la tasa de conversión ya no es correcta o está bloqueada. Además, otros componentes del sistema de escape también pueden verse afectados.

¿Qué debo hacer si hay un problema con el termostato?
Si hay un indicador de temperatura del refrigerante en el salpicadero, puedes intentar llevar al taller más cercano un termostato defectuoso o sin abrir. Vigile siempre la temperatura para que el motor no se sobrecaliente.

En este caso, las siguientes medidas pueden ayudar.

Aparque el vehículo y deje que el motor se enfríe (el motor funcionará más rápido con el capó abierto).
Ponga el ventilador interior en «ECO» o apague el aire acondicionado y ponga la temperatura y el ventilador al máximo para enfriar el motor.
Conduzca por la noche, cuando la temperatura exterior es más fresca.
Retire el termostato.
Si el termostato ya no está apagado, puedes completar el viaje y devolver el coche al taller más cercano. Sólo hay que evitar conducir a plena carga, ya que conducir a plena carga calentará más el motor y aumentará el desgaste.